Rinoplastía en México y Chiapas

¿Qué es la Rinoplastía?

La Rinoplastía es un procedimiento quirúrgico que tiene como objetivo cambiar la forma o el tamaño de la nariz para conseguir una armonía facial y un aspecto simétrico. También se practica en personas que tienen dificultad para respirar debido a un defecto estructural en la nariz. Es uno de los procedimientos quirúrgicos de cirugía plástica más comunes, pues se puede utilizar para:

  • Reparar o remodelar la nariz
  • Reducir o aumentar el tamaño de la nariz
  • Cambiar la forma de la punta de la nariz o el puente nasal
  • Reducir el tamaño de las fosas nasales
  • Cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior
  • Corregir un defecto o lesión congénitos
  • Ayudar a aliviar algunos problemas respiratorios

Generalmente, la cirugía de nariz se considera un procedimiento electivo, cuando se lleva a cabo por razones estéticas. El objetivo principal de la Rinoplastía es mejorar la armonía facial en relación con las estructuras faciales del paciente. Es una cirugía extremadamente popular debido al avance en las técnicas quirúrgicas, resultados satisfactorios y su rápida recuperación e incomodidad mínima posoperatoria. Debido a que la nariz ocupa a posición central de la cara, su tamaño y forma tiene un gran impacto en la apariencia del individuo, incluso un cambio o corrección mínima puede hacer una diferencia sustancial en la armonía general del rostro.

Existen varios tipos de Rinoplastía, entre ellos están la Rinoplastía Primaria y secundaria (por primera vez, segunda vez o posteriores), Rinoplastía Estética (para mejorar el aspecto físico), Rinoplastía Funcional (para abordar problemas específicos), Rinoplastía Reparadora (cuando hay pérdida de tejido o heridas), Rinoplastía Reconstructiva (reconstruir la nariz), y otros como Rinoplastía Masculina, Rinoplastía Racial o Étnica, Rinoplastía de Relleno, etc.

¿Quiénes son Candidata/os para una Rinoplastía?

La Rinoplastía es una operación relativamente sencilla y muy frecuente, pero a pesar de ello es importante tener claro quiénes son las candidatos más apropiados para someterse a este tipo de intervención. Si a una persona no le gusta el aspecto de su nariz o tiene dificultad para respirar, la cirugía de nariz puede ser una opción. Aún así, existen algunos aspectos importantes que deben ser considerados antes de someterse a una Rinoplastía, tales como: tener expectativas realistas, contar con un buen estado de salud, que la nariz esté totalmente formada, etc. En pocas palabras, eres un(a) candidato(a) para una cirugía de nariz si: tu crecimiento facial está completo, estás físicamente saludable, no fumas, eres psicológicamente y emocionalmente estable y si tienes una expectativa y metas realistas en la mejora de tu apariencia.

La Rinoplastía suele ser un procedimiento solicitado (en su mayoría) por mujeres, pero también muchos hombres se someten a este tipo de operación. El paciente deberá tener más de 16 años de edad para poder ser un candidato para una Rinopastía. Las razones por las que los pacientes solicitan esta operación varía, pero generalmente tiene que ver con la mejora de su aspecto físico, problemas respiratorios o después de haber sufrido algún accidente o lesión que no les permite respirar de manera adecuada. Si tienes el tabique desviado, el puente de tu nariz es muy prominente, fosas nasales desiguales, sobresalientes o amplias, problemas respiratorios (obstrucciones nasales) o una nariz fuera de ángulo, puedes ser candidato para una Rinoplastía.

¿Cómo se realiza?

El proceso para la cirugía de nariz comienza unas semanas antes del día del procedimiento quirúrgico, ya que el médico dará instrucciones que se deberán seguir para que todo marche bien durante y después de la operación. La Rinoplastía se puede efectuar en el consultorio del cirujano en un hospital o centro de cirugía ambulatoria, bajo anestesia local o general (según el procedimiento exacto y la preferencia del paciente). El procedimiento por lo regular tarda de 1 a 2 horas, pero puede demorar un poco más.

La cirugía consiste en hacer pequeñas incisiones por dentro de las fosas nasales o en la columela para tener acceso fácil a un levantamiento de piel que a su vez dará acceso al cartílago y hueso de la nariz, mismos que serán moldeados para obtener los resultados deseados. Dependiendo de la situación, el cirujano hará injertos de tejido o los eliminará para conseguir una apariencia natural. Posteriormente, el cirujano procederá a bajar la piel y moldearlos a los nuevos rasgos y contornos de la nariz para reforzar su nueva forma y por último, después de que se realizaron de las modificaciones pertinentes, se cerrarán las incisiones con puntadas para después envolver la nariz con una férula.

Cuidados después de una Rinoplastía

Es vital que el paciente mantenga una buena comunicación con su cirujano para asegurar una recuperación rápida y efectiva, así como para evitar complicaciones posoperatorias. Por lo general no se necesita una hospitalización de más de 24 horas después de la operación, por lo que el paciente podrá regresar a casa en un lapso de tiempo corto y comenzar a realizar sus actividades habituales uno o dos días después de la operación. Pueden pasar hasta cuatro semanas antes de que se vean resultados visibles, debido a la hinchazón y dependiendo del proceso de cicatrización de cada persona. Aún así, el paciente deberá guardar reposo y evitar realizar actividades físicas que impliquen movimientos bruscos.

El médico deberá recetar medicamentos para controlar el dolor (es mínimo). Por lo general, la recuperación de una Rinoplastía no suele ser dolorosa, sino más bien incómoda, pues mientras se tenga la férula en la nariz y la hinchazón que dura algunos días, los pacientes pueden sentirse incómodos. Es normal que se produzcan algunas pequeñas hemorragias después de la operación, pero esto no deberá durar muchos días. Los consejos y recomendaciones varían dependiendo del médico y el paciente, pero normalmente se recetan algunos analgésicos y descongestionantes. Además, el paciente deberá asistir a chequeos regulares con su médico para monitorear su proceso de sanación y evitar complicaciones.

¿Cuanto cuesta una Rinoplastía?

Los precios de una Rinoplastía varían dependiendo del país, el cirujano, la unidad hospitalaria y la complejidad del procedimiento. Para evaluar un costo total es necesario saber que los números reflejan los honorarios del equipo quirúrgico (cirujano, ayudante, anestesiólogo, instrumentista, equipo de enfermería), además de los gastos de hospital, anestesia, pruebas médicas, medicamentos aditamentos especiales, tratamientos complementarios y otros gastos diversos relacionados con la cirugía de Rinoplastía. Dependiendo de su localidad, los precios estimados de una rinoplastia podrían ser desde $25,000, hasta $70,000 pesos en México.

¿Cuáles son los riesgos de una Rinoplastía?

Como todo procedimiento quirúrgico, la Rinoplastía implica algunos riesgos, tales como:

  • Reacciones a los medicamentos o problemas respiratorios
  • Sangrado, infección, hematomas
  • Alergias
  • Resultados desfavorables
  • Tabique asimétrico
  • Algunos problemas de respiración
  • Cicatrización anormal
  • Adormecimiento o pérdida de sensibilidad en el área trabajada
  • Desordenes en la piel
  • Alteración de las vías nasales
  • Efectos a largo plazo
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

¿TE INTERESA ALGÚN PROCEDIMIENTO?

AGENDA UNA CONSULTA

Call Now Button