Mamoplastía en México y Chiapas

¿Qué es la Mamoplastía?

La Mamoplastía es un conjunto de procedimientos quirúrgicos plásticos que tienen como objetivo dar forma, remodelar, reconstruir o modelar las mamas de una paciente. Existen distintos tipos de Mamoplastía: aumento, reducción, reconstrucción y levantamiento, siempre conservando la morfología natural de las mamas.

  • La Mamoplastía de aumento cambia el volumen de los senos pero también puede cambiar algunos otros rasgos como asimetría (cuando un seno es notoriamente más grande o pequeño que el otro), senos tubulares, senos caídos, senos con formas poco comunes, pezones invertidos, senos distantes, areolas anchas o pezones grandes. El procedimiento se realiza a través de materiales aloplásticos, prótesis o implantes de silicón.
  • La Mamoplastía de reducción tiene como finalidad reducir el volumen de los senos de la paciente mediante la eliminación de tejido grado, mamario y la piel.
  • La Mamoplastía reconstructiva generalmente se lleva a cabo después de la extirpación de las mamas debido al cáncer u otra enfermedad. El cirujano consigue que la mama (o mamas) reconstruida(s) se aproxime(n) al tamaño, forma y textura de la(s) natural(es).
  • La Mamoplastía de levantamiento o Maxtopexia tiene como objetivo reposicionar, levantar y corregir la forma de los senos caídos.

En cualquiera de sus modalidades, la Mamoplastía tiene como objetivo mejorar la estructura y forma de las mamas. Este procedimiento está considerado como la opción más efectiva para aumentar el volumen mamario, restaurar su volumen natural, volver a construir los senos después de una masectomía o levantar los senos después de un embarazo, lactancia o simplemente la edad.

¿Quiénes son Candidatas para una Mamoplastía?

Por lo general, cualquier mujer sana y emocionalmente estable puede ser candidata para este tipo de procedimiento. Muchas mujeres deciden someterse a una Mamoplastía después del embarazo o una lactancia que ha dejado el pecho caído o flácido. También puede ser una intervención para aquellas mujeres que no han desarrollado el tamaño de sus pechos como desearían (generalmente por razones congénitas) o que han sufrido una disminución o aumento debido a la pérdida o ganancia de peso. Por otro lado, las mujeres que debido al cáncer o alguna otra enfermedad se sometieron a una masectomía, tienen la opción de volver a reconstruir sus senos por completo.

¿Cómo se realiza?

Normalmente, el procedimiento se realiza bajo anestesia general o local (puede variar dependiendo del tipo de Mamoplastía). Puede ser de carácter ambulatorio y debe realizarse en un quirófano (Clínica u Hospital). La duración varía, pero en su mayoría, el procedimiento suele durar entre 1 hora 45 minutos y 2 horas 45 minutos.

 

Los implantes pueden ser colocados por cuatro vías:

– Submamaria: a nivel del surco inferior del seno (incisión inframamaria).

– Periareolar: alrededor del borde inferior entre la areola en el límite con la piel del seno (abordaje periareolar).

– Axilar: en uno de los pliegues de la axila.

– Umbilical: se emplea para prótesis de solución salina.

La envoltura o bolsillo donde se alojará el implante puede ser detrás del seno, detrás del músculo o bien, detrás de la glándula. El procedimiento se realiza a través de una incisión (colocada dependiendo de la anatomía de la paciente y preferencias del cirujano plástico). Tras haber hecho la incisión (diseñada para ser casi invisible), se levanta el tejido mamario para crear un bolsillo en el que se coloca la prótesis directamente debajo del tejido mamario o debajo del músculo pectoral. Posteriormente se colocan unos tubos de drenaje, mismos que deberán ser retirados unos días después de la operación y se coloca un vendaje o apósito.

¿Cómo es la recuperación de la Mamoplastía?

Al ser un procedimiento de carácter ambulatorio, la paciente puede ser dada de alta al día siguiente después de la operación. Por lo general, el dolor suele ser completamente controlable con la ayuda de medicamentos recetados por el cirujano. Tras la operación y dependiendo el caso, se suelen colocar drenajes y un vendaje, además de que se recomienda utilizar un sujetador deportivo o faja para que la paciente pueda realizar actividades del día a día sin mayor problema. La paciente deberá acudir con su cirujano para revisar y monitorear su proceso natural de cicatrización posoperatorio (no todas las personas cicatrizan de la misma manera). Se recomienda no realizar movimientos bruscos y en algunos casos, el médico le puede indicar a la paciente algunas técnicas de masaje para evitar que el implante se contraiga. Es importante que la paciente siga todas las instrucciones detalladas de cuidado que el médico le indique.

¿Cuáles son los riesgos de una Gluteoplastía?

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la Mamoplastía también entraña algunos riesgos, incluso aunque se tomen las medidas adecuadas Los riesgos de una Mamoplastía pueden ser:

  • Reacciones adversar a los medicamentos
  • Sangrado, coágulos, infección
  • Dificultad para amamantar
  • Pérdida de sensibilidad en la zona del pezón
  • Cicatrices pequeñas
  • Posición desigual de los pezones
  • Ruptura o filtración del implante (poco frecuente)
  • Ondulación visible del implante
  • Riesgos emocionales
  • Hematomas
  • Alergias al material quirúrgico
  • Pérdida o aumento de sensibilidad en los senos o pezones

Aunque los cambios y complicaciones después y durante una Mamoplastía suelen ser temporales y poco frecuentes, es importante informarse y acudir a un médico que tenga acreditado un control de calidad de máximo nivel.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿TE INTERESA ALGÚN PROCEDIMIENTO?

AGENDA UNA CONSULTA

Call Now Button