Liposucción en México y Chiapas

¿Qué es la Liposucción?

La Liposucción o Lipoaspiración es un tipo de cirugía estética que permite moldear y afinar la silueta por medio de la extracción de grasa depositada o acumulada en diversas partes del cuerpo. El objetivo principal de este procedimiento es mejorar la apariencia física del paciente y mejorar el contorno del cuerpo. Muchas personas tienen una figura desproporcionada a pasear de llevar una vida saludable. Es importante saber que la Liposucción NO es un sustituto para la reducción de peso, es más bien un método para extraer el exceso de grasa acumulada que no se puede eliminar por medio de ejercicio o una dieta. 

La diferencia entre Liposucción y Lipoescultura es que en la primera simplemente se extrae la grasa, mientras que en la segunda, además de la extracción, se aprovecha la misma grasa para aplicarla en distintas zonas del cuerpo para reafirmar y dar volumen a ciertas áreas que puedan necesitarlo.

¿Que partes se pueden moldear con Liposucción?

Además de la zona del abdomen, que es la más común, también se pueden reducir la acumulación de grasa localizada en otras partes del cuerpo, tales como:

  • Debajo del mentón (papada)
  • Pómulos
  • Cuello
  • La parte superior de los brazos
  • La parte superior de los senos
  • Espalda
  • Glúteos
  • Caderas
  • Muslos
  • Piernas y Rodillas
  • Pantorrillas
  • Tobillos

Candidatos para  Liposucción

Los mejores candidatos para una Liposucción son las personas con un peso relativamente normal pero que tienen ciertas zonas específicas con exceso de grasa.

Para ser candidato para este tipo de procedimiento estético es necesario contar con salud física y psicológica estable además de estar consciente de los riesgos y mantener expectativas realistas.

Una Liposucción no garantiza la eliminación de celulitis y tampoco sirve como un sustituto para el ejercicio y una dieta adecuada o como una cura para la obesidad en general.

¿Cómo se realiza?

Un procedimiento sencillo de Liposucción suele tomar alrededor de 1 a 2 horas y puede variar dependiendo del área del cuerpo y la cantidad de grasa que se necesite succionar. Generalmente, el paciente es sometido a anestesia general y sedación (la persona estará dormida y no sentirá dolor).

Primero, el cirujano realizará una pequeña incisión para permitir la inserción un tubo vacío llamado cánula. El lado opuesto de la cánula va unido a una máquina que crea un fuerte efecto de vacío para diluir la grasa y succionarla. El cirujano manipula la cánula con la finalidad de llegar a la profundidad de las capas de grasa bajo la piel y en ocasiones es necesario realizar algunas otras incisiones para poder extraer todas las áreas de grasa. La grasa desprendida se aspira a través de la cánula después de realizar una serie de movimientos para desprenderla.

¿Cómo es la recuperación de la Liposucción?

Por lo general, el procedimiento de Liposucción es sencillo, logrando resultados inmediatos después de extraer la grasa acumulada por debajo de la piel. Si se tiene una piel elástica y firme se obtendrán mejores resultados en el contorno del cuerpo. Dependiendo del caso, puede necesitarse un procedimiento adicional para eliminar quirúrgicamente el exceso de piel después de una Liposucción. Puede requerir o no de hospitalización, dependiendo de la magnitud de la cirugía.

La recuperación puede llegar a ser dolorosa, dependiendo del paciente, además de que puede dejar algunas cicatrices visibles. Una vez terminada la operación, se colocarán vendajes y fajas de compresión sobre la zona o zonas tratadas para ayudar a controlar el hinchazón y el sangrado, además de comprimir la piel para que se adapte a su nueva figura. Por lo regular los vendajes suelen dejarse alrededor de 2 semanas y el médico cirujano deberá dar las indicaciones en cuanto a cuidados y medicamentos posoperatorios. Las áreas succionadas estarán inflamadas y amortadas, también se puede llegar a sentir una sensación de ardor o calor. Es necesario que el paciente acuda a visitas de seguimiento regulares con su cirujano después del procedimiento para monitorear su proceso de recuperación y sanación.

¿Cuáles son los riesgos de una Liposucción?

Como todo procedimiento quirúrgico, la Liposucción tiene ciertos riesgos y puede implicar una recuperación un tanto dolorosa. Por lo general, la Liposucción se realiza con un nivel de seguridad normal, siempre y cuando el paciente sea candidato para este tipo de procedimiento. Antes de someterse a una Liposucción, será necesario vigilar y controlar ciertas afecciones preexistentes, tales como: antecedentes de problemas cardíacos, hipertensión arterial, Diabetes, alergias, problemas pulmonares, etc.

Existen otros tipos de riesgos relacionados con la Liposucción (además de los riesgos que implica un procedimiento quirúrgico bajo anestesia general). Algunos de ellos son:

  • Shock (generalmente cuando no se repone suficiente líquido durante la cirugía)
  • Sobrecarga de líquidos
  • Sangrado o coágulos sanguíneos
  • Daño a los nervios, piel, tejidos u órganos
  • Quemaduras debido al calor a los instrumentos utilizados
  • Extracción desigual de grasa
  • Bloqueo de glóbulos en el torrente sanguíneo
  • Abolladuras en la piel
  • Reacciones a los medicamentos
  • Cicatrización irregular o asimétrica
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿TE INTERESA ALGÚN PROCEDIMIENTO?

AGENDA UNA CONSULTA

Call Now Button