Cambios en la piel después del Bypass Gástrico

Los cambios en la piel después del Bypass Gástrico se deben a la mala absorción de nutrientes que se produce tras la intervención. Concretamente la escasa metabolización de ácidos grasos esenciales y vitaminas liposolubles (A, B, E y K) hace que la piel se vuelva seca y quebradiza y descame, además de que se pierda algo de densidad capilar por caída del cabello. A medida que se pierde peso empieza a aparecer otros signos visibles, como las estrías.

Pero el cambio más significativo se aprecia cuando ya se ha perdido muchos peso y la piel empieza a verse flácida y a colgar en aquellos lugares donde había una mayor concentración de grasa: abdomen, cintura, muslos, interior de brazos, muslos, glúteos, etc. Y ello afecta de forma negativa a la autoestima personal. Esta flacidez de la piel, se muestra con pliegues muy marcados y caída de la piel sobrante a modo de un mandil Dermo cutáneo. Hay que tener en cuenta que no todas las pieles son iguales y que la edad, la cantidad de kilos que se han perdido y otros factores, como la maternidad previa o el sedentarismo pueden determinar el resultado final en cuanto a la piel se refiere.

Es de gran beneficio la realización de ejercicios dirigidos a mantener y fortalecer el tono muscular de todo el cuerpo. Los ejercicios aeróbicos, como caminar o correr no son suficientes y son necesarios algunos específicamente para cada parte del cuerpo (brazos, piernas, abdomen, cintura, espalda, glúteos, cuello, etc.)

Mandil dermo cutáneo o piel colgante
Pese a todo, especialmente en casos de obesidad supermórbidas en los que tras un bypass gástrico el paciente puede llegar a perder de 60-80 kilos, la aparición de grandes pliegues de piel en distintas partes del cuerpo puede ser inevitable, igual que la caída de pechos en mujeres que han tenido hijos previamente. Y éste puede ser un problema que vaya incluso más allá de la pérdida de autoestima, ya que esos pliegues pueden causar problemas dermatológicos importantes como rozaduras, dermatitis irritativas, dermatitis causadas por hongos, etc.

Un problema que es especialmente relevante cuando se trata del faldón abdominal o mandil Dermo cutáneo. En estos casos habrá que consultar con un cirujano plástico y valorar con él la posibilidad de someterse a una abdominoplastia o a una cirugía reconstructiva para eliminar la piel sobrante. Las cicatrices son el tributo que hay que pagar, aunque éstas siempre serán muy finas y quedarán lo más ocultas posible a la vista.

 

 

[ratings id=»10279″]

Give a comment

Call Now Button