Aplicación de Botox en México y Chiapas

¿Qué es el Botox?

La toxina botulínica, más conocida como Botox (la marca del primer medicamento de este tipo que se comercializó), es en realidad la toxina que produce el botulismo. Sin embargo, se aprovecha su capacidad de producir parálisis muscular para utilizarla con fines médicos en el tratamiento de ciertas enfermedades neurológicas y en medicina estética para la reducción o eliminación cosmética de las líneas de expresión o arrugas en el rostro. 

Los médicos han descubierto que cuando se usan pequeñas cantidades de esta toxina, puede tener efectos positivos para la salud y estética, pues ayuda a bloquear las señales nerviosas que hacen que los músculos se contraigan. Por ello, no solo se usa para reducir las arrugas del rostro, sino también para aliviar las migrañas y cefaleas espinales, para evitar la sudoración excesiva de las axilas, para reducir y controlar algunos tics faciales, para corregir el estrabismo y para tratar algunos tipos de dolores musculares especialmente en la espalda.

Hoy en día, el Botox es el fármaco que más ha revolucionado el mundo de la cirugía plástica estética. Este tratamiento puede funcionar como una solución temporal al envejecimiento, además de contar con otras ventajas como evitar la cirugía, se puede aplicar en cualquier época del año, es una técnica indolora, sus efectos son inmediatos y se prolongan entre cinco y seis meses, las contraindicaciones son mínimas y rara vez se producen reacciones adversas.

¿Cómo se aplica el Botox?

La técnica consiste en la filtración de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar mediante una aguja extrafina, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo. La aplicación de Botox es, sin duda alguna, el procedimiento estético más realizado tanto en mujeres como en hombres, pues ha conseguido aumentar el conocimiento de la anatomía facial y la forma en que trabajan los músculos que proporcionan la expresión. 

Por lo general, la aplicación de Botox es una gran solución para eliminar las famosas ‘patas de gallo’ y las arrugas de la frente y la entreceja. También se utiliza mucho para la modificación de la sonrisa y la  eliminación de las líneas de expresión por actividad exagerada de los músculos del cuello.

La aplicación de Botox frecuentemente se utiliza en combinación con otros tratamientos (como el uso de rellenos de ácido hialurónico) para obtener mejores resultados. Se requiere únicamente de una inyección (aguja extrafina) por zona, notando los resultados definitivos al cabo de unos dos o tres días, con su pico máximo de efecto entre los 7-14 días. El efecto de dicha inyección puede durar de 4 a 6 meses en total. La aplicación lleva, en promedio, de 10 -15minutos. Antes de un tratamiento con Botox, el paciente deberá asistir a una consulta con su médico con la finalidad de que le expliquen los posibles riesgos y efectos secundarios, determinar las expectativas, aclarar dudas o dependiendo del caso, indicar tratamientos alternativos.

¿Cuáles son los cuidados después de la aplicación de Botox?

Después de la aplicación de Botox, el paciente podrá reanudar inmediatamente sus tareas habituales de trabajo, encuentros sociales, etc. Se recomienda que el paciente no frote el área trabajada en un lapso de 12 horas y que no se acuesten en un lapso de 4 horas después de la inyección. Afortunadamente, los efectos secundarios después de la aplicación de Botox son mínimos, poco frecuentes y temporales.

La mejor forma de asegurarse que el tratamiento sea exitoso es eligiendo un médico especialista en el tema, que esté certificado cirugía plástica y otras especialidades dependiendo del motivo para su uso y que además tenga experiencia aplicando Botox. El paciente no deberá tomar aspirinas  ni otros medicamentos analgésicos una semana antes y después del procedimiento. 

¿Cuáles son los riesgos del Botox?

En realidad, los beneficios del Botox son muchos y han sido comprobados, por ello, es uno de los procedimientos estéticos más realizados a nivel mundial, pero como en todo, hay que tomar en cuenta cuáles son las advertencias y sus efectos secundarios. Algunos de los efectos secundarios pueden ser: dolor de cabeza leve, moretones, enrojecimiento de la piel, dolor en el área donde se aplicó la inyección, síntomas parecidos a la gripe, náuseas, parálisis transitoria, hormigueo etc. Rara vez se producen pequeños hematomas en la zona tratada. Todas estas alteraciones son pasajeras y totalmente reversibles.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

¿TE INTERESA ALGÚN PROCEDIMIENTO?

AGENDA UNA CONSULTA

Call Now Button